Cayó Héctor Alcudia de Puebla Comunicaciones

, Puebla

Este martes Héctor Antonio Alcudia Goya presentó su renuncia como director del organismo Puebla Comunicaciones y dejó de ser el vocero nacional del gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas, como parte de una serie de cambio de funcionarios de segundo nivel que se están realizando en diferentes áreas del Poder Ejecutivo. La salida de este funcionario es, sobre todo, un capitulo más del fracaso de la política de comunicación social de la administración morenovallista.

Alcudia llegó al cargo por recomendación del senador Javier Lozano Alarcón y tenía como meta principal promover una imagen positiva de Moreno Valle ante la prensa nacional, situación que ocurrió al revés: el arribo del funcionario al gobierno de Puebla coincide con el periodo en que se dio el mayor deterioro de la fama del gobernador de Puebla, misma que sigue en pésimas condiciones.

El nombramiento de Alcudia se dio en los primeros días de marzo de 2014 y un par de meses después estalló el escándalo de la Ley Bala, la cual autorizaba a las fuerzas de seguridad disparar armas de fuego contra manifestaciones en la vía pública.

Dicha legislación fue tan impopular que diversos medios de comunicación exhibieron que el talante autoritario de Rafael Moreno Valle Rosas es similar al que mostró Gustavo Díaz Ordaz, quien como presidente de México reprimió el movimiento estudiantil de 1968 bajo el delirio de que había una “conspiración comunista contra el país”.

Durante la crisis de la Ley Bala, Alcudia brilló por su ausencia, ya que no hubo quien amortiguara los cuestionamientos de la prensa nacional, que desde entonces ha exhibido el carácter autoritario del gobierno morenovallista.

Una segunda crisis se dio cuatro meses después de la llegada de Alcudia, cuando el 9 de julio del año pasado la Policía Estatal reprimió a pobladores de la comunidad de San Bernardino Chalchihuapan y se provocó la muerte del infante de 13 años José Luis Alberto Tehuatlie Tamayo.

Meses más adelante, la Comisión Nacional de Derechos Humanos exhibió cómo la Procuraduría General de Justicia inventó pruebas periciales para proteger a los policías que asesinaron al niño.

De nueva cuenta, Alcudia se mostró como un ineficiente interlocutor entre el gobierno del estado y varios medios de comunicación nacionales que dieron cuenta de la barbarie oficial en contra del pueblo de Chalchihuapan.

En un video que se subió a you tube el 8 de marzo de 2014 se detalla la toma de posesión de Alcudia como director de Puebla Comunicaciones, y ahí el entonces nuevo funcionario, que se muestra en extremo inseguro y molesto, dice que el gobernador le encargó tres aspectos básicos, que eran:

Transparentar los sistemas de comunicación del gobierno del estado, mejorar la imagen del Poder Ejecutivo en la prensa nacional y crear una estrecha relación entre Puebla Comunicaciones y las dependencias de la administración estatal.

No se cumplió ninguno de esos tres propósitos.

El gobierno de Rafael Moreno Valle está lleno de opacidad, siendo una de las áreas más oscuras la de Comunicación Social, ya que no se hacen públicos los contratos para saber el monto del gasto morenovallista para promover la imagen del gobernador en todo el país, como parte de su proyecto personal de ser candidato presidencial en el año 2018.

Respecto a la relación de Puebla Comunicaciones con todas las dependencias del Poder Ejecutivo, en los dos últimos años hubo una confrontación entre los funcionarios encargados de la comunicación social en las diferentes áreas del gobierno con Alcudia.

Y es que el director de Puebla Comunicaciones era un personaje prepotente, al que no le gustaba conciliar con los funcionarios de las diferentes áreas de comunicación del gobierno, y al mismo tiempo era un personaje aislado, que siempre estaba encerrado en su oficina y no convivía con nadie.

Ayer, cuando en Puebla Comunicaciones un grupo de trabajadores se enteraron de la renuncia del director surgió el comentario: “Deberíamos hacerle una despedida”, a lo que alguien respondió –con sobrada razón– “cómo vamos a despedir a alguien que nunca se presentó con nosotros”.

Sería injusto calificar a Alcudia como el principal responsable de la mediocre política de comunicación social del gobierno del estado, ya que de sobra es conocido que el principal culpable se llama Rafael Moreno Valle Rosas, como parte de su talante autoritario y de la urticaria que sufre frente a la prensa.

La Jornada de Oriente

banner fundacion