Denuncian despojo de pueblos en Necaxa por proyecto turístico

, Puebla

project01_0

Los pueblos originarios son intimidados y los obligan a vender sus tierras: ASA

El proyecto turístico en Necaxa conlleva un nuevo desalojo de pueblos originarios en la Sierra Norte de Puebla, donde además hay proyectos mineros, hidroeléctricos y de fracking, dijo Gerardo Pérez Muñoz, de la Asamblea Social del Agua (ASA).

De acuerdo con el activista, quien participó en el panel “Mega proyectos despojo de pueblos indígenas y contaminación”, en la Ibero Puebla, a los campesinos de la zona se les ofrecen cuatro pesos por metro cuadrado y se les hostiga para que dejen sus tierras, sin embargo en la presa se desarrollará un proyecto de súper lujo.

En octubre del año pasado, la entonces secretaria de Turismo federal, Claudia Ruiz Massieu, anunció una inversión de 500 millones de pesos para rescatar la presa de Necaxa y crear un desarrollo turístico.

El proyecto ejecutivo  de dicho rescate, incluido en el Plan Nacional de Infraestructura 2014-2018, podría estar listo el próximo año.

Sin información

Pérez Muñoz manifestó que a los habitantes de la zona se les ofrecen sólo cuatro pesos por metro cuadrado, cuando se plantea una inversión millonaria para el lugar.

Además no se ha informado a los pobladores indígenas del proyecto ejecutivo, quienes temen un segundo desalojo pues en el siglo XIX se desalojó a los habitantes para construir la hidroeléctrica.

Existen versiones de que habrá un puente que conecte el sitio con la autopista México-Tuxpan y que se construirá una ciudad rural para los desplazados.

Por ello comunidades como Papatlazolco se organizan contra el proyecto turístico, aunque autoridades municipales de Huauchinango les han mandado citatorios para intimidarlos.

La presa de Necaxa se ubica en el municipio de Juan Galindo, pero su zona de influencia llega hasta Huauchinango, a tan sólo nueve kilómetros de distancia.

Sierra amenazada

El proyecto turístico en Necaxa no es el único que amenaza a los pobladores de la Sierra Norte de Puebla, pues de acuerdo con Gerardo Pérez en Puebla existen más de  más de 90 concesiones mineras que afectan a más de 30 municipios.

En ríos Zempoala, Papaloteno, Ajajalpan, Ahuacatlán y Necaxa se proyectan hidroeléctricas que alimenten a las minas pero perjudican a 18 comunidades.

Las concesiones mineras en territorio poblano -dijo el activista- ocupan 900 mil hectáreas, lo cual representa 25 por ciento de la extensión de la Sierra Norte.

Compañías como Almaden Minerals, Autlán y Frisco tienen 35 concesiones en los municipios de Tetela, Ixtacamaxtitlán, Ahuazotepec, Xochiapulco, Zapotitlán, Zongozotla, Teziutlán, Hueyapan, Tlatlauquitepec y Libres, entre otros.

Asimismo se explotan 233 pozos gas shale a través de la fractura hidráulica o “fracking” en Venustiano Carranza, Francisco Z. Mena y Pantepec.

Por su parte el Centro de Análisis Fundar documentó 188 pozos para la extracción de hidrocarburos, 103 títulos para la extracción minera y seis proyectos hidroeléctricos.

e-consulta

banner fundacion