Hay en el PRI hipocresía real: Armenta Mier

, Puebla

—Parece que tú quieres ser gobernador

—Algún día, algún día. No hay prisa. Sin embargo, déjame hacer una autocrítica al PRI. En el PRI nos falta mucha generosidad, nos falta realmente ser autocríticos y entender que sólo unidos ganamos. Mira el fondo: hay quienes ganan cuando el PRI pierde.

A veces llegan los delegados y dicen: “Yo te voy a ayudar” y a la mera hora no lo hacen. Hay una falsedad e hipocresía reales. Esa crítica le molesta a mis compañeros, por eso soy incómodo; soy incómodo para los priistas porque normalmente sigo pensando –como decía Colosio– que el PRI debe ser fuente de exigencia y no de complacencia.

 

—Por eso me caes bien, porque tú dices la neta.

—Pero tienes que sustentar lo que dices, porque si tú una cosa la dices acá y cuando estás en un cargo eres gandalla, pues no sirve de nada.

En la Cámara (federal de Diputados)sigue habiendo gandallas. El agandalle político lastima. Yo, en la semana, le decía esto a mi amigo Lorenzo Rivera, que sacó la votación más grande, y no lo reconocían.

Lo hemos señalado: no se reconoce la alta votación. Imagínate a los electores de Zacatlán, que dieron la mayor votación del estado y que no ven a su candidato como presidente de alguna comisión. O los 53 mil electores que votaron por mí.

Yo no necesito un cargo para poder operar pero los ciudadanos ven lo que ocurre y dicen: “oye, no hay equidad”.

Jorge Estefan debería ser presidente (funge actualmente como secretario) de la Comisión de Presupuesto y estaría apoyando más. Está apoyando, nos está ayudando. Pero hay cuestiones que no acabas de entender pero que son parte de ese agandalle político que sigue habiendo.

Y, bueno, hay que estar conscientes que hay gandallas pero que también habemos gente que vamos a estar señalando con el dedo ese tipo de cuestiones.

 

—Pues a ver si no te expulsan del partido… Bueno, no expulsan a nadie…

—Mira, yo ya entendí eso. En el PRI premian la ineptitud, yo te lo estoy diciendo; premian la ineptitud y premian a los traidores y a quienes se mantienen con disciplina hay que mantenerlos quitecitos, callados.

Voy a seguir hablando, voy a seguir poniendo el dedo en la llaga, y no voy a chantajear.

 

—Traiciónalos, yo te voy a decir cómo los vas a chantajear y vas a ser senador de la República.

—No voy a chantajear, no caigo en esa tentación (risas). No voy a chantajear ni voy a actuar con mezquindad. Pero sí voy a señalar porque quienes hemos participado en el partido con esa lógica vemos cómo otros avanzan en las autopistas de la traición y la deslealtad.

Y quienes van caminando paso a paso, pues se van quedando.

 

—Ahora mismo, el PRI tiene la mayoría en San Lázaro y el tema central es el presupuesto federal. Ahí tienen un gran tema para responderle a los ciudadanos.

—Al  presupuesto lo podemos dividir en tres grandes bloques. Lo primero fue lo que se aprobó al inicio: el 12% implica ingresos por financiamiento, el 22% son organismos y empresas y el 69% lo que tiene que ver con impuestos de productos por aprovechamiento: el IVA, el IEPS, etcétera.

Todos los ciudadanos tienen acceso al proyecto de presupuesto.

El desglose es un material muy interesante; hay que echarse un clavadote porque ahí viene la descripción, punto por punto, ramo por ramo.

Pero, además, es un análisis comparativo. Viene la descripción de cómo estuvo el 2015, de cómo estuvo la presentación de la iniciativa, cómo la mandó la Secretaría de Hacienda y qué modificaciones le hicimos nosotros a partir  de una serie de encuentros. Más de 30 organismo empresariales tuvieron cita en la Comisión de Hacienda (…) y al final se hizo un documento en donde todas las fuerzas políticas votaron; salvo los diputados de Morena, porque ninguno de ellos votó, pero fuera de ellos todos estuvieron de acuerdo.

 

—Oiga, pero con la Reforma Fiscal queda como un mal sabor de boca ¿no? No es lo que esperábamos. Hoy la gente no quiere invertir, no quiere arriesgar, no quiere meter su lana porque todos andan asustados de que Hacienda les caiga en cualquier momento. Mi querido Ale, pedíamos una Reforma Fiscal, la cual no llegó, ¿por qué no llegó esta reforma?

—Seguramente los especialistas, economistas que nos escuchan y especialistas en finanzas te dirán que el margen de manejo era muy limitado. ¿Por qué era muy limitado? La fluctuación del dólar, el precio del petróleo, las condiciones económicas, el crecimiento de otras economías, bueno, con las que tenemos relación directa con Estados Unidos y otros países.

O sea que éste no es un tema de gusto del gobierno; necesitas sustituir.

¿Cómo sustituyes ese 40 por ciento que en la época de Felipe Calderón representaban los ingresos del petróleo o de los hidrocarburos? Ese 40 por ciento, ¿cómo lo sustituyes hoy con recaudación, cuando hoy la producción de petróleo te da sólo el 20 por ciento?

Son dos marcos diferentes y, en éste, el margen de maniobra es menor. Hubo algunos incentivos.

Es algo difícil; lo sé. Yo también soy contribuyente y también nos pega como a todos.

Nos enfrentamos a una realidad en la que los economistas, en los indicadores macro, atienden los problemas y proponen soluciones sin ver lo que el ciudadano percibe en sus bolsillos.

Al final de cuentas, se ajustó el tipo de cambio de 15.9 a 16.40 pesos. Era una locura eso. Era una locura, sin embargo, así lo tenían planteado.

Hay una serie de incentivos, por ejemplo, para las misceláneas; una serie de incentivos para la industria automotriz, una serie de incentivos que se fueron planteando y que al final de cuentas permiten al país, dentro de la crisis externa e interna económica, tener recursos para los estados, para los municipios, para atender problemas de orden social, para asegurar los temas que tienen que ver con su República, los proyectos que se han venido planteando por el Presidente y por los gobiernos de los estados.

Ahora, ¿qué implica esto?,¿cuál es el siguiente paso? Asegurar que esos recursos que hay, digamos, proyectados –porque un presupuesto es una proyección de ingresos, no es decreto– vamos a ver cómo se comporta la economía. Una cosa es el presupuesto programado y otra cosa es el presupuesto ejercido. Y, bueno, vamos a ver cómo se presenta el precio del dólar, vamos a ver cómo se da el desliz del dólar, vamos a ver cómo se da el crecimiento económico, el balance de pago.

 

—Al final de cuentas, como su nombre lo dice, son proyecciones.

—Así es. Vamos a ver eso. La Comisión de Presupuesto, la Comisión de Hacienda y el Pleno estaremos analizando que esos recursos lleguen a los estados y a los municipios, que se blinden los temas que le preocupan a los mexicanos y que obviamente las reducciones y restricciones en el gasto sean efectivas.

Y trabajaremos en el tema de transparencia: que los ciudadanos vean que ese dinero que es de ellos está invertido en cosas que les son útiles. Obviamente, se le da continuidad a los proyectos que cada estado tiene para desarrollo, para impulsar la
infraestructura.

 

—A Puebla, ¿cómo le va dentro de todo esto?

—Hay 60 mil 800 millones de pesos que son la base de negociación.

 

—¿Esto ya viene etiquetado?

—Ya viene etiquetado. Hay que dar poco más de mil millones de pesos para proyectos que están todos en discusión.

Es un piso de presupuesto y, de ahí, hacia adelante, de ahí hacia arriba, todo lo que se pueda gestionar, todo lo que los diputados y el propio gobierno del estado, las dependencias, en fin. Hay una serie de fondos y de bolsas disponibles para financiar proyectos y obras.

 

—Ustedes también bajan recursos para su municipio, ¿no?

—Claro, y en esa lógica estamos en la negociación. Por lo tanto, al final el monto de transferencias que se habrán de gestionar en la Cámara va a incrementarse. Lo importante es la base.

 

—¿Se hizo una negociación? Es como cuando va uno a vender un carro. De inicio dices: ¿cuánto quieres?, pues 200 mil pesos. Le podemos echar más o le podemos echar menos hasta que lleguemos a una negociación donde lleguemos a un tope.

—Así es. En efecto, la población quiere que esos recursos y sus impuestos se administren bien.

Y, bueno, cada gobierno tiene sus prioridades, cada gobierno tiene su plan estatal, su plan municipal. Lo importante es que los recursos mejoren las condiciones de vida de la población y eso se ve en infraestructura, en obras, en vialidades, en fin, todo lo que implica el desarrollo de un estado, de un país. Y en esa lógica, bueno, pues ha habido comparecencias.

Ve la seriedad con la que estamos gestionando la bolsa de trabajo y esa es la mejor muestra. Les he dicho a mis amigos que tienen que cumplir los requisitos, nada que hay padrinos. Tú cumples los requisitos, te hacen examen psicométrico y puedes ser candidato a participar en alguno de los espacios que Volkswagen y Audi tienen.

 

—¿Van a subir los precios de las gasolinas para el 2016?

—Al contrario, se termina el monopolio de la comercialización de la gasolina y es probable que haya disminución; pero también el servicio implica ya la apertura de empresas que podrán estar vendiendo gasolina. La venta ya no será únicamente a través de Pemex.

 

—Las personas decían que iba a subir el próximo año hasta cinco pesos, era una locura lo que decían.

—Es la ley de la oferta y la demanda. Una vez que haya mayor oferta, el precio disminuiría.

 

Vía 24 Horas

 

 

banner fundacion