Juez avala que niña mexicana trate su enfermedad con marihuana

, Noticias

marijuana_0

Un juez federal autorizó a los padres de Graciela Elizalde Benavidez a importar un medicamento derivado de la marihuana para tratarle la epilepsia.

La niña Graciela Elizalde podría ser la primera enferma en México que use legalmente la planta para tratar su enfermedad.

En un reportaje que publica el portal Sinembargo y con fotos de la pequeña y sus padres tomadas por la periodista Sanjuana Martínez, se afirma que el Juez Tercero de Distrito en Materia Administrativa ordenó a las autoridades federales permitir que los padres de Graciela Elizalde importen los medicamentos elaborados con base en la sustanciacannabidiol.

Pero de acuerdo con Sinembargo, el panorama no está despejado para los familiares de Graciela, pues el 29 de junio recibieron un oficio firmado por el Consejo de Salubridad General en el que se les afirma que no hay evidencia científica sobre la eficacia del tratamiento con cannabidiol u otras sustancias derivadas de la cannabis, y que en el caso de niños, podría empeorar su situación.

Graciela Elizalde Benavidez fue diagnosticada con el síndrome de Lennox-Gastaut, una forma grave de epilepsia. Su madre, Mayela es ingeniera, pero el cuidado de Graciela se convirtió en su trabajo de tiempo completo.

“Además, el juez puso condiciones a la importación: El informe de un especialista en Lennox-Gastaut que admita la posibilidad de mejora; un consentimiento, firmado por los padres, en el que un médico detalle los riesgos del tratamiento; contar con un centro hospitalario donde se atenderá a la niña en caso de reacciones negativas y probar que el medicamento se obtuvo legalmente en el país de manufactura”, dice Sinembargo.

La nota asegura que el diario estadounidense The Washington Post publicó un despacho firmado por Joshua Partlow, en el que se dice que la menor que vive con sus padres en Monterrey, Nuevo León, sufre de ataques epilépticos intensosque los medicamentos no han podido doblegar.

Según la nota, los ataques se suscitan una vez cada hora y son lo suficientemente intensos para que los ojos color marrón de la “agotada” niña “bailen hacia atrás y hacia adelante”, mientras ella extiende sus brazos como “si fuera un fantasma de dibujos animados”.

e-consulta

 

banner fundacion