Las 3 secuelas más comunes del cáncer de mamá en la vida sexual

, Noticias

890cf489f6b44f14ace853d32020375d_620x350

Una de cada dos mujeres tratadas por cáncer ginecológico o de mama experimenta bajo deseo y dolor durante el sexo.

El Informe Mundial Sobre Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) 2003, señala que el cáncer de mama podría aumentar 50 por ciento de los casos para 2020. Y, Según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, una de cada dos mujeres tratadas por cáncer ginecológico o de mamaexperimenta bajo deseo y dolor durante el sexo.

En el marco del Día Internacional contra el cáncer de mama, te presentamos los efectos más comunes que tiene la enfermedad con respecto a la vida sexual de quienes la padecen.

1. Cambios en las mamas:

Por más difícil que resulte platicar con tu pareja o médico sobre las cicatrices o modificaciones en la forma de los senos o una reconstrucción, tiene que hablarse con el objetivo de que la vida sexual vuelva a la normalidad.

Aceptar el cambio del cuerpo durante esa etapa es fundamental para que una mujer pueda volver a sentirse sexy y con apetito sexual.

2. Fatiga:

El cáncer de mama normalmente trae consigo el sentimiento de fatiga, que repercute directamente en la libido de una mujer. La recuperación de un mastectomía o una reconstrucción generan cansancio y poca energía en las pacientes, al igual que la quimioterapia y la radiación.

La fatiga es una de las consecuencias mayores que genera el cáncer de mama, ya que es generalizado y puede durar más tiempo, a diferencia de otros cambios físicos como la piel seca o la pérdida de cabello.

3. Sequedad vaginal:

Si padeces cáncer de mama a la par que te encuentras en un tratamiento hormonal, es posible que entres en una menopausia temprana que puede incluir bajo deseo sexual y sequedad vaginal, lo que ocasiona que el sexo sea doloroso.

Además, el consumo de antidepresivos o de medicamentos contra la ansiedad pueden mitigar el deseo sexual.

SDPnoticias

 

banner fundacion