Porque rozó su hombro con otro balearon a joven de bar en Polanco

, Noticias

Carlos Apaez era de Sinaloa y tenía 21 años; huérfano de padre viajó al DF con el sueño de hacer carrera en la empresa de su tío; el sábado por la noche, un sujeto con quien había discutido le dio un tiro por la espalda

Autoridades buscan en cámaras de seguridad datos para encontrar al homicida; tiene entre 35 y 40 años, es de tez blanca y complexión media; también analizan tres balas halladas en el lugar .
Tras la muerte de su padre en un accidente hace dos años, Carlos Apaez, un joven de 21 años, quiso salir adelante y le pidió trabajo a su tío, un empresario del maíz. Sin embargo, sus sueños de hacer carrera en esa compañía los frustró un sujeto, sólo porque el muchacho chocó con su hombro: lo mató de un balazo por la espalda afuera de un bar en Polanco.

Carlos era el mayor de tres hermanos originarios de Sinaloa. Le gustaban las motos de pista y cada fin de semana solía salir de fiesta.

La noche del sábado se encontraba en casa de su tío, el empresario Arturo Orozco González, propietario de la marca Tortillas y Tostadas Moctezuma.

Estaban en Santa Úrsula Coapa cuando el joven dijo que quería “ir de fiesta”. Eran las 9:00 de la noche y entonces su tío le prestó su camioneta Tahoe blanca y le pidió a uno de sus escoltas que lo llevara a divertirse a algún bar. Así consta en el expediente FMH/H2/T2/139/15-11.

El guardaespaldas Mario Cuadros lo condujo primero a La Pescadería. Sin embargo, sólo estuvo unos minutos ahí, pues, según dijo, no le gustó el ambiente.

Junto con el escolta y otros dos amigo que encontró se fue a Molly, un centro nocturno ubicado dentro de Plaza Escenaria, en San Jerónimo. Pero tampoco le gustó el lugar.

Se encaminó luego al Pedregal y finalmente hacia Polanco. Iba ya junto con dos amigos y el escolta de su tío.

Según los reportes de las autoridades, llegó a Campos Elíseos y entró a lo que antes era el Gravity, un exclusivo bar que ahora lleva como nombre Saint. Pero ahí tampoco estuvo mucho tiempo.

Alrededor de las 2:10 de la mañana el joven y sus amigos salieron para ir a otro bar, llamado Lucca.

Estaba por llegar cuando su hombro chocó con el de otro hombre, con el que aparentemente había tenido una discusión dentro del Saint.

El sujeto lo insultó y entonces Carlos le dio la espalda. El joven quiso llamar a su escolta, pero antes de hacerlo aquel hombre le dio un tiro en la espalda que le perforó el pulmón derecho

El guardaespaldas de Carlos corrió para defenderlo. Le ordenó al agresor bajar su arma, pero entonces el asesino le apuntó.

El escolta le disparó en dos ocasiones, pero el agresor logró escapar corriendo.

Los investigadores de la Procuraduría capitalina saben que aquel sujeto tiene entre 35 y 40 años, es de tez blanca y complexión media. Esa noche vestía chaleco negro, camisa azul y jeans.

El hombre escapó por la calle Alejandro Dumas, en dirección a Presidente Masaryk.

Al ver a Carlos herido, el escolta Mario Cuadros lo cargó y se lo llevó en la Tahoe a la Cruz Roja de Polanco para que lo ayudaran. Pese a ello el joven murió durante la madrugada.

El personal de la Procuraduría capitalina comenzó de inmediato las investigaciones. Busca en cámaras de seguridad aledañas alguna toma que pueda servirles. Analiza también tres balas halladas en el lugar, una de ellas fue la que mató a Carlos, cuando él sólo salió de fiesta.

Vía La Razón

banner fundacion