Volkswagen perderá 15 mil mdd por escándalo de contaminantes

, Destacada

La estafa ambiental en que incurrió Volkswagen en Estados Unidos, también conocido como el dieselgate, impactará negativamente en la producción de su planta de Puebla, una vez que los analistas del sector prevén un descenso dramático en sus ventas resultados del enojo de los compradores que se sienten timados y que planean acciones legales privadas en contra de la armadora germana, reveló The New York Times, además de la suspensión de la venta de vehículos TDI en ese país, así como la caída del 17 por ciento de sus acciones en la Bolsa de Frankfurt.

Pese a que el dieselgate involucra a tres vehículos TDI armados en la planta poblana —Beetle, Jetta y Golf—, los directivos guardaron un hermético silencio y se negaron a emitir cualquier tipo de opinión sobre la investigación interna de las responsabilidades, remitiendo como postura única la confesión del CEO Martin Winterkorn, quien reconoció la estafa y se sometió a la investigación del órgano regulador norteamericano, que podría imponer una sanción superior a los 18 mil millones de dólares.

Los daños colaterales de este conflicto internacional, alcanzarían a laQ5 de Audi que comenzaráa fabricarse en el segundo semestre del 2016 en San José Chiapa, así como la camioneta Tiguan que arranca en 2017 en las instalaciones de Cuautlancingo, debido a que el Grupo Volkswagen enfrentará una crisis de credibilidad entre los consumidores norteamericanos, quienes dejarán de consumir los modelos de la marca alemana, lo cual ha sido difundido por medios internacionales.

La planta armadora de Cuatlancingo destina por lo menos el 50 por ciento de sus exportaciones al mercado norteamericano que de por sí viene a la baja tras el récord histórico de producción en 2012, cuando llegaron a las seiscientas mil unidades armadas.

“El engaño podría ser una gran amenaza para la reputación de Volkswagen en Estados Unidos y se puede romper la confianza que el fabricante de automóviles alemán había cultivado con los propietarios de automóviles a través de los años. También podría tener consecuencias duraderas para el futuro de la tecnología diésel defendido por Volkswagen”, informó The New York Times tras el escándalo.

Aunque aún no se ha tomado una medida definitiva sobre los automóviles alterados, los medios internacionales afirmaron que Volkswagen cubrirá los gastos para reparar los automóviles y disminuyan sus niveles de contaminación, lo cual modificará de forma negativa la experiencia de manejo para sus conductores.

El viernes de la semana pasadase reveló que la Agencia de Protección al Ambiente de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) acusó a la empresa de colocar un software en sus vehículos diésel que disfrazan los niveles de contaminación que emiten, por lo que podrían hacerse acreedores a una sanción superior a los 18 mil millones de dólares. Entre las unidades implicadas se encuentran el Jetta, Beetle y Golf, los cuales se producen en el estado.

En la planta de Puebla callan sobre el tema

Ante el conflicto internacional, CAMBIO pidió una postura en la planta de Volkswagen de Puebla, pero el área de comunicación afirmó que no se pronunciarían sobre el tema, y la única información oficial es el comunicado en el que el presidente ejecutivo de Volkswagen, Martin Winterkorn reconoció que incurrieron en esta falla y anunció que han iniciado las investigaciones para encontrar el origen del conflicto.

Por ello, se buscó una versión del líder del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen (Sitiavw), Antonio Flores Trejo, pero en sus instalaciones revelaron que se encuentran de vacaciones desde el pasado 14 de septiembre y hasta el 23 del mismo.

El escándalo internacional crece

Volkswagen, empresa promotora del cuidado del medio ambiente, que en 2011 fue nombrada como la mejor marca con automóviles diésel, hoy enfrenta el peor conflicto de su historia que desencadenaría en una multa multimillonaria, justo cuando se desarrolla el Salón del Automóvil en Frankfurt, uno de los eventos emblemáticos de ese país.

La incertidumbre es tal, que en la bolsa de valores de Alemania las acciones de Volkswagen se desplomaron 17.1 por ciento, lo cual ha provocado cuantiosas pérdidas.

“Más que cualquier otro fabricante de automóviles, Volkswagen había tratado de ganar consumidores americanos en el segmento de los vehículos diésel y borrar los recuerdos de conflicto, de los coches que arrojaban nubes de humo y tenían problemas para iniciar en invierno. Cuando las nuevas normas de emisiones se introdujeron en 2009, Volkswagen fue el primer fabricante de automóviles importante en ofrecer vehículos que podrían satisfacer las nuevas reglas. En agosto, las ventas de diésel representaron el 23 por ciento de todos los vehículos vendidos por Volkswagen en Estados Unidos”, informó The New York Times.

VW enfrenta un juicio colectivo de sus clientes

El rotativo estadunidense reveló que los consumidores estadounidenses ya preparan acciones legales, pues se sienten timados por Volkswagen, ya que confiaron en que compraban unidades que protegían el medio ambiente.

“Una firma de abogados con sede en Seattle dijo que ya había presentado una demanda colectiva en nombre de los propietarios de automóviles Volkswagen acusando de fraude, publicidad falsa y por violar los derechos del consumidor”.

Volkswagen vendía sus automóviles bajo el slogan de que eran una “mezcla de desempeño, ahorro en combustible y bajos en niveles de contaminación”, lo cual ha sido desmentido por la EPA.

“Me siento totalmente estafado”, dijo John Decker, de 55 años de edad, fotógrafo de Sacramento, dueño de un Jetta SportWagen 2013 con motor diésel. “Sólo huele a fraude y a que intencionalmente engañaron a los compradores de sus vehículos, quienes creyeron que eran coches buenos con el medio ambiente”

banner fundacion