AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR

Por: Rene Sánchez Juárez

Pocos personajes en el mundo pueden decir que en su visita a un país extranjero son recibidos con todos los protocolos de hombre de Estado y de líder espiritual. Sólo la figura del Papa, líder religioso del catolicismo y Jefe de Estado del Vaticano puede reunir dichas características y tener un recibimiento como el que tuvo en nuestro país el  fin de semana pasado. Su visita a México ha generado los más diversos comentarios desde el tema de la separación de Estado-Iglesia también denominada “laicismo” o “cesaropapismo”, que tiene que ver con la separación del poder político del poder religioso, aunque el Papa representa a los dos poderes por sí mismo, hasta los temas más candentes de la agenda social y política del país como la corrupción, la violencia, el narcotráfico, los feminicidios y las desapariciones forzadas, como el caso de Ayotzinapa, entre muchos otros. Sin embargo, no debemos dejar de entender que el Papa como cabeza de la iglesia católica, también tiene que posicionar los asuntos que son prioritarios para esta institución y hasta hoy lo ha hecho con el tino político que le ha caracterizado durante su mandato. No olvidemos que aun le quedan algunos días más de visita a nuestro territorio y que su agenda tiene más asuntos que postular. 

 

En aportaciones pasadas hablábamos de la figura del Papa Francisco, quien está a punto de cumplir 3 años de haber sido electo, por la fuerte influencia y el liderazgo que ha ejercido por ejemplo en las pláticas entre Estados Unido y Cuba para lograr  reanudar relaciones diplomáticas y con ello terminar con el bloqueo que tienen los estadounidenses sobre el pequeño país caribeño. Otro evento trascendente fue la reunión, también en Cuba, con el líder de la iglesia ortodoxa cristiana que restablece una relación entre ambas iglesias, que parecía imposible de lograr.

 

La determinación con la que se ha referido Francisco a enfrentar temas tabús para la iglesia; como las uniones de personas del mismo sexo en matrimonio; las adopciones de éstos; el aborto; los escándalos de pederastia por parte de miembros de la iglesia católica y el celibato de los curas entre otros, ha hecho que se le identifique a Jorge Mario Bergoglio como un papa progresista. Fiel a su formación jesuita, Francisco ha sabido ubicarse en el mundo contemporáneo mas plural y politeísta, dando al César lo que es del César, sin dejar de dar tributo a la fe Cristiana.

 

Esta semana el Papa Francisco seguirá su visita en México, donde las situaciones de violencia por el narcotráfico, los escándalos de corrupción, las graves desigualdades sociales y el surgimiento de nuevas religiones como la musulmana en Chiapas en donde el Papa también estará de visita, motivan al pastor del catolicismo a replantear el papel de esta iglesia en nuestro país, identificándose con la problemática de los mexicanos y obligando a sus obispos y sacerdotes a recuperar la fe en los evangelios de Jesús, como lo ha dicho en sus discursos.

 

La visita al municipio de Ecatepec en el Estado de México da muestra de cual es el tono del mensaje papal al dirigirse durante la misa en ese lugar ante miles de feligreses, condenando la ambición por el dinero la fama y el poder al referirse a las tres tentaciones que sufrió Cristo y que sufre el cristianismo actualmente que son, la riqueza que es “tener el pan a base del sudor del otro o hasta de su propia vida”. La vanidad como búsqueda del prestigio en base a la descalificación de “los que no son como uno” y la búsqueda exacerbada de esos “cinco minutos de fama”, lo que da paso a la tercera tentación que es el orgullo cuando dice “gracias Señor porque no me has hecho como ellos”.

 

Millones de mexicanos seguirán y acompañarán al Papa en el transcurso de esta semana, lo que sin duda dará todavía mucho que comentar. Así que no adelantemos juicios de la trascendencia de su visita. No hay que vernos como algunos analistas, “más papistas que el Papa”, como decimos en México, al criticar a algún personaje o tratar un tema importante y polémico .

 

 

banner fundacion