BUAP desarrolla bioinsecticida contra chinche ‘besucona’

Investigadores de la Escuela de Biología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) desarrollaron un bioinsecticida para el control biológico de meccus pallidipennis, insecto conocido como chinche besucona, por la lesión que deja al picar.

José Lino Zumaquero Ríos, responsable del proyecto, explicó que dicho insecto al picar a un ser humano defeca encima de la herida o abrasión y, al rascarse, la persona permite la entrada de trypanosoma cruzi.

Este último es un parásito que al ingresar en el organismo viaja por el torrente sanguíneo hasta el corazón, en donde anida y provoca serias lesiones cardiovasculares. Por lo anterior, el también investigador de la Escuela de Biología de la BUAP, dijo que en el Laboratorio de Parásitos y Vectores, de dicha unidad académica, los investigadores consiguieron aislar una cepa del hongo Beauveria bassiana, con propiedades para matar al insecto y evitar que aumente su población así como su transmisión.

Indicó que a través de un análisis filogenético, determinaron que la cepa de ese hongo, recolectada en la comunidad de San Antonio Rayón, Puebla, tiene efectos entomopatógenos sobre los meccus pallidipennis; es decir, es un fuerte enemigo de las chinches.

“En un medio selectivo cultivamos el hongo y una vez que crece se saca mediante procedimientosespeciales y se espera a que se generen las esporas; luego, se aísla una muestra y se expone ante los insectos a diferentes tiempos”, explicó en un comunicado.

Zumaquero Ríos precisó que el hongo tiene propiedades quitinolíticas y proteolíticas, lo que significa que cuando los artrópodos entran en contacto con las esporas, éstas se adhieren a la cutícula y la degradan, provocándoles la muerte.

Con ese método no se necesitan productos químicos, a diferencia de otros insecticidas utilizados para el control de plagas, lo que contribuye a disminuir los índices de contaminación ambiental generada por dichos tóxicos.

Refirió que las cepas de Beauveria bassiana han sido evaluadas en condiciones de laboratorio con otras especies de chinches, como la triatoma infestans, originaria de Sudamérica y las pruebas han sido satisfactorias.

Ante la efectividad y los resultados de ese procedimiento, solicitaron el registro de patente ante elInstituto Mexicano de la Propiedad Industrial, en el área de salud, con el nombre de “Formulación biológica para el control de meccus pallidipennis”, y el número MX/a/2014/006676.

Lino Zumaquero Ríos añadió, que de acuerdo con diversos estudios, en México entre 30 y 33 por ciento de las personas infectadas por el parásito, padecen de la enfermedad de chagas, y de éstos 70 por ciento son causados por la chinche besucona.

Advirtió que se deben generar estudios en todo el país sobre la actual propagación de las chinches, ya que a consecuencia del cambio climático, del incremento de la humedad y la temperatura, los insectos han llegado, incluso, a las zonas urbanas.

Con información del Universal  

banner fundacion