Causa y Efecto

Por José Antonio de la Vega Moreno
Las disculpas, la ofensa.
Dos años después de la muerte del pequeño José Luis Tehuatlie Tamayo, el Secretario General de Gobierno –el oaxaqueño- Diódoro Carrasco Altamirano, salió a nombre de la administración de Rafael Moreno Valle a pedir disculpas por esa vida cobrada por la policía estatal durante el enfrentamiento ese 9 de julio de 2014 en la Junta Auxiliar de Chalchihuapan.
La estrategia mala. La burla peor. Nadie en su sano juicio sale dos años más tarde a decir usted dispense por que se le arrebató la vida a su hijo. Elia Tamayo, mujer estoica, -y yo puesto en sus zapatos- hubiera hecho lo mismo, no recibir las disculpas y escupirles en la cara que traen un muerto a sus espaldas.
Moreno Valle desde ese fatídico 9 de julio, no ha visto la suya. Su gobierno, pese a sus grandes obras de relumbrón, no avanza, los pobres crecen en números en la entidad poblana, la inseguridad aumenta a pasos agigantados, los chupaductos no cesan de extraer la sangre de nuestro país, los feminicidios se presentan un día sí y el otro también y el crimen organizado se encuba en Puebla.
Tanto Diódoro Carrasco como Rafael Moreno Valle deben saber que el Karma está sobre su gobierno. La disculpa a Elia Tamayo no es burla nada más hacía ella, sino para todos los poblanos, desde el miércoles pasado todos fuimos y seremos Elia.
No podría imaginar al Secretario General de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, recibir una disculpa por la muerte de algunos de sus hijos, cómo lo tomaría señor secretario?.
Los poblanos no  somos tontos, el pueblo quien los puso, los va a quitar. Y para Rafael Moreno Valle, donde se paré traerá sobre sus espaldas el peso de la muerte del pequeño José Luis Tehuatlie Tamayo.
Así como con su disculpa el gobernador, Rafael Moreno Valle ofendió a los poblanos, los poblanos lo ofenderán votando en contra de su reelección a través de Antonio Gali Fayad –que dicho sea de paso, está harto de Moreno Valle-.
El gobernador sabe que desde aquel 9 de julio su administración, pero principalmente su vida ya no es igual.
Descansa José Luis Tehuatlie Tamayo.
Que el gobernador quien sabe si lo haga.

banner fundacion