¿Cuál estructura es mejor?

Carlos Gómez / @gomezcarlos79

No hay vuelta atrás y el choque de estructuras del PAN y PRI será de pronóstico reservado.
Y aquí si se debe hacer un análisis cuidadoso sobre las fortalezas y debilidades de cada una de ellas.

Una primera lectura nos arroja que la estructura del PAN es más sólida, más eficiente, con mayor capacidad de operación y, sobre todo, con más dinero.

La campaña actual del equipo de Rafael Moreno Valle ha sido perfecta.

Fue planeada con tal calidad y aplicada con tal precisión que han posicionado a Tony Gali como el más fuerte y con el triunfo en la bolsa para las elecciones del 5 de junio.

Si no hubiera ocurrido el descalabro electoral del año pasado, sería un modelo a seguir para las generaciones futuras en materia política.

Rafael Moreno Valle, como el general del Ejército, y sus fieles generales con un proyecto claro, sin titubeos, sin distracciones y listos para lograr lo que nadie ha podido en Puebla: un gobernador que ponga a su sucesor.

Rafael Moreno Valle está a casi nada de hacer historia política en Puebla.
El primer gobernador que pone gobernador.

Todo está puesto en la mesa.

Las encuestas dan 11 puntos a Tony Gali sobre Blanca Alcalá.
Los sondeos son de El Financiero, Reforma y Excélsior.
Lo único que falta es que la estructura electoral de Rafael Moreno Valle tenga la capacidad de no cometer ni un solo error, ninguno.
Debe ser una operación perfecta.

Por el otro lado, Blanca Alcalá tiene su única esperanza de triunfo puesta en dos factores antes señalados en esta y otras columnas: el voto duro y el voto de castigo.
De entrada ese voto duro no está del todo garantizado.
Los sectores del partido hoy no son tan confiables para la candidata.

El más claro ejemplo es la CTM y su líder, Leobardo Soto, que está más cerca de Tony Gali que de Blanca Alcalá.

Lo mismo ocurre con Juan Carlos Lastiri, que ha sido uno de los grandes simuladores de la campaña.

Y desde luego Antorcha Campesina que tiene un pie puesto con Tony Gali y el otro con Blanca Alcalá.
Desde luego que Pepe Chedraui tendrá un enorme reto en la capital poblana.

Pero el triunfo del año pasado en 3 de 4 distritos electorales lo mantiene con la esperanza de evitar el 2 – 1 que plantean los panistas.

En el mejor de los casos podrá entregar número casi cerrados a la candidata.
En el sector campesino y popular parece que no habrá sorpresas para la candidata.
Sin embargo, su estructura no luce sólida y se abren claros espacios para la traición.
Así llegan las estructuras.

La del PAN con la misión de no fallar.
La del PRI con la esperanza de evitar más errores y traiciones.

banner fundacion