El negocio de San Valentín

, Economia

El amor resulta rentable para los negocios poblanos. La celebración de San Valentín aumentará hoy las ventas de los comercios, hoteles y restaurantes hasta un 30 por ciento, coincidieron empresarios.

Los chocolates, flores y globos esconden algo más que una muestra de cariño, también cifras atractivas para el sector empresarial poblano. La derrama económica esperada en el estado por la venta de estos artículos alcanzará, estimó la Cámara Nacional del Comercio en Pequeño (Canacope), mil 169 millones 923 mil 680.23 pesos. Sólo en el municipio de Puebla esta cantidad asciende a 620 millones 59 mil 550.56 pesos.

Estas ganancias permiten, apuntó el presidente en Puebla de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco), Marco Antonio Prósperi Calderón, considerar a San Valentín como la “tercera temporada” para los comercios poblanos, tras Navidad y el 10 de mayo, día de la Madre.

“Nosotros esperamos que tiendas que tienen que ver con el tema del 14 de febrero vayan a subir sus ventas hasta un 30 por ciento”, explicó en entrevista con El Sol de Puebla. “Es una dinámica muy buena para el comercio”.

La gastronomía es a veces la mejor demostración de amor. Los restaurantes poblanos incrementarán sus ganancias, estimó Arturo Delgado Ramírez, presidente de la Asociación Poblana de Restaurantes y Prestadores de Servicios A.C. (Aprepsac), un 20 por ciento. “Se cruza además con la quincena, por lo que esperamos mejores ventas”, confió.

La coincidencia del 14 de febrero con domingo resulta, sin embargo, perjudicial para los hoteleros poblanos. “Es un domingo malo si es un 14 de febrero, mejor cerca viernes”, consideró Gustavo Ponce de León Tobón, presidente de la Asociación Poblana de Hoteles y Moteles.

Más allá de la conveniencia del día, la rentabilidad de San Valentín parece menguar para este sector. La competencia entre los establecimientos -cuya presencia se multiplicó de los 15 moteles a los 80 moteles en la ciudad de Puebla en apenas 20 años- ha restado ganancias.

“Ya no es como antes, los socios contratan personal extra que después tienen que despedir, se les quedan muchos chocolates, globos, copas -sin vender-“, lamentó el empresario hotelero, quien evitó ofrecer una cifra sobre la derrama económica que podría registrarse hoy.

Con información del Sol de Puebla 

banner fundacion