El papa acotará fueros de jerarcas católicos

, Noticias

Producto de los abusos de poder, México —bastión de reservas de feligreses católicos— ha vivido una separación con la Iglesia; ante ello, la visita del jefe de la Ciudad del Vaticano, el papa Francisco, busca  a esta institución entre la ciudadanía. Además, frente a la desesperanza social, la llegada del pontífice puede verse como un paliativo, concluyeron especialistas en religiones.

De acuerdo con censos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el porcentaje de mexicanos que se considera católico pasó de 98.2% en 1950, a 82.7% en el 2010. El antropólogo Elio Masferrer Kan destaca que Asia es el único continente que registra un aumento menor de practicantes católicos.

Lo anterior obedece a que durante décadas, la cúpula religiosa en América Latina se centró en el estrato más rico de la sociedad, por ello la política del papa Francisco se centra en una Iglesia pobre para los pobres, condición que vive la mayor parte de los habitantes de este hemisferio.

Es por ello que personajes como el cardenal Norberto Rivera, si bien no han perdido sus puestos, sí el poder e injerencia que tienen sobre sus zonas de competencia, observó el especialista de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Abundó que existen personajes de la Iglesia católica en México que, debido a su estilo de vida, no dan ejemplo de humildad ni austeridad. El especialista mencionó nuevamente al cardenal Norberto Rivera, quien en la mayoría de sus traslados viaja en una camioneta blindada, acompañado de guaruras.

Un estilo de vida opulento aleja a los curas de la gente, explica el autor de la publicación Religión, política y metodologías; sin embargo, advierte, no es costumbre de la Iglesia católica en México despedir a sus jerarcas, pero sí acotar su fuero.

El director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Mario Patrón, expuso que el papa Francisco llegará a un México sumergido en una crisis en materia de garantías fundamentales. Al hablar de un papa cuya encíclica ha estado vinculada con los temas de derechos humanos, medio ambiente y del compromiso de la Iglesia en el país como institución, agregó que las expectativas son que aborde el tema de la pederastia clerical, así como de la macrocriminalidad existente en la nación.

En tanto, la psicóloga de la Universidad Nacional Autónoma de México, Yolanda Bernal Álvarez, refirió que ante una desesperanza social, el papa vendrá a México como una figura de contención.

Lo anterior destaca tomando en cuenta que para ocho de cada 10 mexicanos, el pontífice podría ser un elemento de consuelo. Expuso que las características de las personas con más carencias —emocionales, sociales y económicas— es que son más propensas a necesitar la búsqueda de la religión.

“La presencia del papa no resolverá nada (…), pero viene a prometer y a incrementar nuestros sueños y esperanzas, como un paliativo”, dijo.

La visita de estado

Además de una visita pastoral, la llegada de Bergoglio tendrá un componente oficial, al ser reconocido por México como un jefe de Estado. El subsecretario de Relaciones Exteriores, Carlos de Icaza, informó que será la primera vez que un pontífice sea recibido en Palacio Nacional, lugar donde será celebrado el diálogo con el presidente Enrique Peña Nieto.

Sobre el tema, el consultor y exvocero presidencial, Rubén Aguilar, expresó que el acontecimiento será positivo para la nación. “Las ganancias tienen que ver con un México inserto en la comunidad internacional y un gran líder visitando el país”.

Sobre los temas sensibles, Aguilar dijo que es una oportunidad para que el gobierno se muestre ante los ojos del mundo como abierto y tolerante a las críticas.

Asegura Roque Villanueva

No hay ganancia política ni temor ante visita del papa

El gobierno federal no espera ganancia política de la visita del papa Francisco a México, y tampoco tiene “temor” del mensaje que ofrezca el pontífice sobre los problemas que enfrenta el país, aseguró Humberto Roque Villanueva, subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación.

“La expresión de temor no existe en el gobierno de la República”, aseguró.

Roque Villanueva aseveró además que el Estado mexicano entiende correctamente la laicidad, por lo que la visita del papa Francisco será tomada con respeto por parte del presidente Enrique Peña Nieto, y sin ningún carácter político.

Afirmó que no está programada la asistencia del Ejecutivo federal a alguna de las misas que se oficiarán, aunque si optara por hacerlo, legalmente no está impedido.

Refirió que el gobierno ya tiene conocimiento que familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron invitados a la misa que ofrecerá el santo padre en Ciudad Juárez, Chihuahua, aunque, dijo, no será el único grupo invitado, ya que la jerarquía católica “buscarán en esta misa tener grupos representativos de alguna, o de parte, de la problemática social que tenemos en el país”.

Respecto del costo de la visita del representante del Vaticano dijo no tener una estimación y, destacó: “No preveo que sea un gasto así que pueda provocar mayor preocupación”. (Jorge Monroy)

 

Con Información de El Economista

banner fundacion