Gobernador sí puso gobernador en Puebla

Por: Carlos Gómez / @gomezcarlos79

El arrollador triunfo de Tony Gali en las urnas este 5 de junio, enterró para siempre el mito de que en Puebla gobernador no pone gobernador.

Esa frase será parte del pasado político de Puebla debido a que Rafael Moreno Valle hizo historia nuevamente en la entidad.

Ahora vendrán siete meses de transición hasta que Tony Gali tome protesta formalmente como gobernador de Puebla y seguir escribiendo su propia historia.

La exitosa campaña y apabullante victoria en Puebla del PAN tiene su origen en la poderosa maquinaria electoral de Rafael Moreno Valle y los interminables errores cometidos por Blanca Alcalá y su equipo de campaña.

Esa fue una combinación brutal para entender la paliza que recibió el PRI en Puebla.

Ahora sí, Rafael Moreno Valle centrará toda su fuerza y tiempo para buscar la candidatura del PAN a la Presidencia de México en el 2018.

El gobernador llegará con las manos llenas de gloria por aplastar a Manlio Fabio Beltrones y Miguel Ángel Osorio Chong en territorio poblano.

Esa pelea tendrá su propio espacio y tiempo.

Por ahora los ojos estarán puestos en Tony Gali.

En cuestión de horas se convertirá en gobernador electo y tendrá siete meses para preparar la transición y seguir el proyecto de gobierno de Rafael Moreno Valle.

El triunfo de Tony Gali viene a fortalecer al exitoso equipo político de Rafael Moreno Valle y Tony Gali desde este 6 de junio se pondrán a trabajar para elegir a la próxima candidata a la gubernatura de Puebla.

De eso nadie tenga dudas.

Rafael Moreno Valle y Tony Gali empezarán desde este 6 de junio a planear el 2018.

Mientras que el PRI buscará  nuevamente a los culpables de su segunda derrota a la gubernatura.

Volverán a escucharse los lamentos, los señalamientos de traición, de simulación, de pedir la expulsión de los que abandonaron el barco.

El PRI volverá al 2010 cuando perdieron la gubernatura.

Regresarán a culpar a Mario Marín de la derrota pero no son capaces de desterrarlo de Puebla.

Con esta nueva derrota ya no habrá aspirantes serios del PRI para el 2018 porque en el camino han quedado Alejandro Armenta y Jorge Estefan Chidiac.

Los únicos aspirantes que les quedan son Juan Carlos Lastiri y Enrique Doger Guerrero.

Sin embargo, parece difícil que alguno de los dos se anime de manera seria a pelear contra la estructura de Rafael Moreno Valle y Tony Gali.

Como los bautizó Ana Teresa Aranda en el debate: los morenogalistas.

Y sí, ahora no sólo es el equipo de Moreno Valle el que gobernará en Puebla.

Ahora está mejor reforzado con Tony Gali y su equipo de trabajo.

Y llegarán más fuertes que nunca para el 2018.

Y su carta fuerte seguirá en la Secretaría General del PAN en espera de que llegue su turno para aparecer en las boletas dentro de dos años.

banner fundacion