La brutal realidad violenta de Puebla

Por: Carlos Gómez /@gomezcarlos79 
La violencia que todos los días se vive en Puebla alcanzó dos puntos críticos este fin semana con la masacre de once integrantes de una familia en el municipio de Coxcatlán y el ataque de un comando armado en Acatzingo que dejó dos personas muertas y once heridas durante un juego de beisbol.
En el primer caso se trató, según las primeras investigaciones, de una venganza personal de dos hombres que llegaron a una comunidad extremadamente pobre en los límites de Puebla y Oaxaca para ejecutar a once personas.
Hasta estos momentos los dos asesinos siguen prófugos de la justicia y no se sabe nada de su paradero, ni de su identidad, ni nada que pueda dar certeza de que habrá justicia en este caso.
La Fiscalía General del Estado de Puebla se limitó a informar que ya se tienen identificados a los dos asesinos.
Evidentemente el fiscal, Víctor Carrancá, está obligado a dar muy pronto con los asesinos de las once personas debido a que el caso volvió a poner a Puebla en el plano internacional por las noticias violentas que aquí se generan.
El segundo ataque ocurrido la tarde de este domingo en el municipio de Acatzingo refleja aún más la violencia desatada en esa zona del estado en donde el robo de combustible es un problema de inseguridad que ya se salió de control.
No es la primera vez que en ese municipio se presentan actos de violencia, tiroteos, ejecuciones de policías, ataques contra la población y un permanente estado de zozobra.
Los primeros indicios, las armas usadas en el ataque, el modus operandi de los sicarios, la brutalidad para atacar a mujeres y niños que presenciaban el juego de beisbol, dejan en claro que se trata de un ajuste de cuentas.
Desde el levantón ocurrido en un Palenque en Cuautlancingo y el hallazgo de doce personas dentro de tambos con ácido en San Andrés Calpán en marzo pasado, no se había sacudido de tal manera la sociedad poblana.
Este fin de semana quedó al descubierto la verdadera cara de la violencia que todos los días acompaña a miles de poblanos en distintos puntos  de la entidad.
Una violencia que cada vez va en aumento y que es impulsada por el grave problema del robo de hidrocarburos en Puebla.
No es casualidad que la entidad ocupe el primer lugar a nivel nacional de tomas clandestinas a los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).
Todo apunta que el feroz ataque ocurrido en Acatinzgo está relacionado a este problema.
Una vez que pasaron las campañas electorales es momento en que las actuales autoridades y las electas para el próximo gobierno estatal hagan un alto en el camino y reflexionen sobre la gravedad del problema de la inseguridad en la entidad.
Los poblanos reclaman mayores y mejores acciones para combatir la inseguridad en la entidad.
Es una demanda generalizada.
banner fundacion