La carrera del streaming

Apple puede haberse tardado más que competidores como Spotify y Pandora en entrar al mercado del streaming, pero la empresa ha compensado esto con un crecimiento vertiginoso que aprovecha los enormes recursos a su disposición.

En enero el gigante de Cupertino anunció que a Apple Music le tomó seis meses, desde su lanzamiento el 30 de junio del 2015, alcanzar 10 millones de suscriptores. Alcanzar la misma meta le tomó a Spotify, su principal competidor, seis años.

Spotify, que cumplirá nueve años en el mercado este abril, sigue siendo la líder del streaming musical. La empresa sueca tiene 20 millones de suscriptores y otros 55 millones de usuarios en su servicio gratuito. Pero la velocidad del crecimiento de suscriptores de Apple Music sugiere que el servicio podría alcanzar a su rival para el cierre de este año.

Un reporte de la investigadora de mercados MIDiA Research prevé que para el final del 2016 la base de suscriptores de Apple Music será dos veces mayor que su nivel actual, rondando los 20 millones de personas.

De esta forma, el actual nivel de ingresos de Apple Music, estimado en más de 1.2 mil millones de dólares al año al multiplicar su número de suscriptores por el precio mensual de 10 dólares por su suscripción básica, podría también doblarse y alcanzar los 2.4 mil millones de dólares.

De lograrse este crecimiento, las suscripciones de Apple Music serían más valiosas que los ingresos totales, de aproximadamente 2 mil millones de dólares, que se estima obtuvo Spotify en 2015.

Es por esto que MIDia Research prevé que Apple Music cerrará el 2016 en un muy cercano segundo lugar contra Spotify en la carrera por el dominio del valioso sector de streaming musical. Esto significa que Apple podría quitarle la corona a Spotify antes del cierre del próximo año – un reto que rivales como Pandora, Deezer y Tidal no han logrado.

Las armas de Apple

El crecimiento de Apple Music haría mano de todos los recursos a disposición de su compañía creadora, la cual sigue valiendo más de 520 mil millones de dólares a pesar de haber perdido recientemente la corona de empresa pública más valiosa del mundo ante Alphabet, la empresa matriz de Google.

De entrada está la disponibilidad geográfica de su servicio, sobre todo en mercados clave en los que Spotify aún no ha penetrado.

El portal Music Business Worldwide reporta que Apple Music está disponible en 113 países, mientras que Spotify está disponible en sólo 59. Dentro de éstos, Apple Music tiene acceso a 59 mercados en los cuales Spotify no está presente, mientras que lo contrario sólo aplica para cinco países.

En esto es importante considerar que Apple Music tiene un dominio exclusivo en mercados clave de alto crecimiento, como China, India, Japón, Rusia y una parte significativa de África. Spotify, en cambio, sólo tiene acceso exclusivo en mercados pequeños (Andorra, Islandia, Liechtenstein, Mónaco y Uruguay).

Además Apple tiene a su disposición 16.7 mil millones de dólares en reservas de efectivo y activos de liquidez similar para financiar esta expansión.

Spotify, por otro lado, es una empresa privada (no cotiza en bolsas de valores) y se ve restringida en su financiamiento por qué tan rápido puede realizar rondas de capitalización, como la de 500 millones de dólares que tiene planeada para este año.

Valioso streaming

La feroz competencia por el dominio del sector streaming es un reflejo del creciente valor de éste en general y de los servicios de suscripción en particular.

Datos de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés) muestran que de los casi 15 mil millones de dólares en ingresos globales reportados por la industria musical, más de la mitad provienen de ventas digitales.

De estos casi 7 mil millones de dólares en ingresos digitales, un tercio provienen de servicios de streaming, tanto de suscripción como gratuitos (los cuales dependen de ventas publicitarias).

Dentro de los ingresos del streaming, la participación de las suscripciones es más doble que la de los servicios gratuitos, a pesar de que el número de usuarios de los primeros es significativamente menor que el de los segundos.

Además la tendencia de crecimiento favorece al streaming. La investigadora de mercados Nielsen muestra que el número de reproducciones en este tipo de servicios se dobló entre el 2014 y el 2015. Mientras tanto, las ventas físicas de música se redujeron 6 por ciento y las descargas digitales permanentes cayeron 12.5 por ciento.

Con información de Reporte Indigo 

banner fundacion