La natación mexicana, fuera del Mundial y posiblemente de Río 2016

, Deportes

Todo mundo estuvo de acuerdo: Guadalajara podía albergar el Mundial de Natación 2017. Se logró la sede, los responsables presumieron ese logro y asumieron los compromisos que eso implicaba. Pero luego se enteraron de que no había dinero y Jesús Mena, entonces director de la Conade, canceló la competencia. Esa medida, según el contrato firmado, se penaliza con una multa millonaria en dólares, pero nadie ha querido pagarlos, acudiendo a los argumentos más peregrinos. Así que la Federación Internacional de Natación decidió suspender a México de la copa mundial de la especialidad. Y si el problema persiste, quedará fuera de los Olímpicos.

El 13 de julio de 2015, en la sala de juntas del Centro Acuático y Complejo Deportivo Panamericano de Toronto, el presidente de la Federación Internacional de Natación (Fina), Julio Maglione, se reunió con el director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Alfredo Castillo, para negociar el pago de la multa de 5 millones de dólares que México adeuda a este organismo por la cancelación del Campeonato Mundial de Natación Guadalajara 2017.

El encuentro tuvo lugar durante los Juegos Panamericanos de Toronto, minutos antes del inicio de la final de la prueba de plataforma de 10 metros sincronizados femenil, en la zona VIP, donde sesiona la comisión técnica que sanciona y vigila las competencias.

También se encontraban presentes el director ejecutivo de la Fina, Cornel Marculescu; el presidente de la Federación Mexicana de Natación (FMN), Kiril Todorov, así como Carlos Padilla Becerra, Jimena Saldaña y Pedro Cuervo, presidente, vicepresidenta y secretario general del Comité Olímpico Mexicano (COM), respectivamente, y el director del Deporte de Jalisco, André Marx Miranda.
Así, cinco meses después de que se anunciara la cancelación del Mundial, Alfredo Castillo se vio obligado a enfrentar un problema que le heredó su antecesor, Jesús Mena.

De acuerdo con una de las personas que estuvieron en esa junta, el exprocurador mexiquense y excomisionado para la Paz en Michoacán escuchó una propuesta de voz de Julio Maglione: la Fina condonaría a México el pago de 1 millón de dólares y ofreció un plan de pagos para saldar la deuda en tres años.

El federativo pidió a Castillo que gestionara para que la Cámara de Diputados autorizara partidas especiales en 2016, 2017 y 2018 con las cuales cubrir el adeudo.

Maglione –recuerda la fuente que pidió reservar su nombre– advirtió a Castillo que resolviera este asunto antes de que el problema escalara hasta el Comité Ejecutivo de la Fina, que está integrado por 11 miembros (dos representantes por continente más el propio Maglione), con quienes ya no habría ninguna posibilidad de reducir el monto de la deuda.

La respuesta del director de la Conade fue contundente. Dijo que no aceptaba el ofrecimiento y que por ninguna circunstancia pagaría. Entonces intervino Marculescu: “Vamos a demandar”. Castillo retó: “Demándame”.

Al día siguiente la Fina presentó ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) una denuncia para exigir el pago de los 5 millones de dólares.

En distintas conferencias de prensa y entrevistas, Todorov dio otra versión de lo ocurrido. Dijo que Castillo ofreció a Maglione y Marculescu “distintas posibilidades de pago” a través de certámenes que México podría organizar.

“La Fina fue absolutamente inflexible cuando estuvimos en la mesa de negociaciones: ‘O pagan 5 millones de dólares o los expulsamos. No hubo negociación”, refirió el federativo.

La consecuencia de no haber saldado el adeudo (15 días después de la cancelación del encuentro, tal y como estipula el contrato) llegó el pasado 30 de enero, cuando el Comité Ejecutivo de la Fina determinó suspender temporalmente a la FMN.

“De acuerdo con la regla C12.1.1, la Fina suspende temporalmente a la Federación Mexicana de Natación (FMN) por no cumplir todas sus obligaciones contractuales relacionadas con la cancelación del Mundial de Natación 2017 en Guadalajara”, anunció el organismo en un comunicado.

Esta nueva crisis estalló cinco meses antes del inicio de los Juegos Olímpicos. La suspensión implica que los deportistas mexicanos que participarán en la próxima Copa del Mundo de Natación –en Brasil, del viernes 19 al miércoles 24 y donde se buscarán plazas olímpicas–, lo harán con la bandera de la Fina y no en representación de México.

De alargarse el conflicto, la situación se repetiría en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Si un atleta mexicano gana una medalla, ésta no contaría oficialmente para el país, pues estaría inscrito bajo la bandera del Comité Olímpico Internacional.

En su enojo, durante la mencionada reu­nión en Toronto, Castillo amenazó, sin dar nombres, “con meter a la cárcel” a quienes involucraron a la Conade en este problema.

La lista de responsables empieza por el exdirector de esta dependencia, Bernardo de la Garza, quien en 2011 firmó con la Fina el contrato que comprometió al gobierno federal a realizar el certamen.

El entonces presidente, Felipe Calderón, también mandó una carta al organismo internacional para respaldar la propuesta que De la Garza calificó como “sólida”. El titular del Consejo Estatal para el Fomento Deportivo Jalisco, Carlos Andrade Garín, y el gobierno de Emilio González Márquez, también se cuentan entre los responsables, sin olvidar a Todorov.

Cuando Mena era titular del deporte nacional, la Conade declinó llevar a cabo el Mundial de Natación con el pretexto de un recorte presupuestal. Ni el gobierno de Enrique Peña Nieto ni el de Aristóteles Sandoval en Jalisco se hicieron cargo del compromiso pactado.

El coordinador de Normatividad y Asuntos Jurídicos de la Conade, José Ramón Ávila Farca, anuncia que la dependencia emprenderá acciones legales contra los servidores públicos que firmaron el contrato “a todas luces leonino” con la Fina, es decir, Bernardo de la Garza, y de quien lo canceló, o sea Mena, por haber aceptado esa multa de 5 millones de dólares en caso de cancelación y porque las cláusulas son abusivas.

“A ellos (Maglione y Marculescu) les interesa netamente el dinero y esa es su solución al asunto. Vamos a esperar la resolución del TAS, porque es desproporcionado que la Fina se quede con 262 millones de pesos (14.5 millones de dólares) y México con nada. Si la resolución es desfavorable tendríamos que acatar y nos veríamos obligados a hacer ese pago. Tendríamos que gestionar el recurso y habría una partida para eso”, explica Ávila Farca a Proceso.

Centenas de millones

Hasta antes de declinar la realización del Mundial de Natación, México había hecho dos pagos a la Fina: una fianza de 2 millones de dólares más un adelanto de 7.5 millones que hoy la Conade exige que se le devuelvan. La suma de ambas cifras equivale a 172 millones de pesos.

Cuando por petición de De la Garza la FMN solicitó a la Fina la realización del Mundial de Natación, el costo del encuentro se cotizó en 90 millones de dólares (mil 56 millones de pesos), que por el tipo de cambio actual se ha incrementado en 573 millones de pesos, es decir, subió hasta mil 630 millones de pesos.

Cuando el contrato se firmó en 2011, la multa de 5 millones de dólares equivalía a 58 millones de pesos; con la depreciación, la suma se incrementó en 32 millones, es decir 90 millones de pesos que, sumados a los 172, se traducen en 262 millones de pesos que el gobierno federal está dilapidando por la falta de planeación y seguimiento, aunque se excusan en que la cancelación obedeció a un recorte presupuestal general en el país.

“Es excesivo que se queden con 9.5 millones de dólares y también exijan 5 millones de dólares. Es desproporcionado. Es un contrato que a todas luces es leonino, es un contrato que no debió haberse firmado, que no cumple hacia el gobierno federal. Y ellos están utilizando esta medida de presión (la suspensión temporal) para chantajear y obligar al gobierno a que pague”, añade Ávila.

–¿Cómo se va a actuar contra quien firmó ese contrato? –se le pregunta a Ávila.

–Se van a deslindar responsabilidades: quién firmó el contrato, quién lo canceló. El que tenga responsabilidad será llamado a cuentas, porque esto se pudo haber hecho de otras formas.

Todorov también signó el acuerdo, pero explicó que fue a petición de De la Garza, y que la FMN únicamente fungió como un vínculo entre el gobierno federal y la Fina.

“Ese convenio lo firmamos todos, el gobierno de Jalisco, la Conade y la FMN, y se pidió el apoyo de los tres niveles de gobierno (el municipio de Guadalajara también) para realizar el evento, pero mi función estaba delimitada a ser un conducto oficial, y supervisar el aspecto legal y no el económico, porque no tenemos la mínima posibilidad de hacer frente a una competencia de 90 millones de dólares.

“Es imposible que la FMN pague esa cantidad. La Fina sabe cuáles son los alcances económicos de sus afiliados y sabe que la FMN no puede pagar. Nos está suspendiendo porque tiene autoridad sobre nosotros, no puede suspender a la Conade. ¿Qué gana suspendiéndonos? Gana ejercer presión hacia el gobierno de México y a los atletas mexicanos.

–Si estaba la multa especificada en el contrato, entonces no los están sorprendiendo…

–Se firmó, pero nadie tenía la expectativa de no realizar el Mundial. Ha habido cambios en el gobierno de Jalisco y en la Conade. El único dirigente que sigue soy yo. Estos años se han tomado decisiones muy equivocadas. Mena lo canceló de una forma inadecuada, y eso fue detonando y complicando situaciones que no estaban contempladas. Haber firmado no significa que legalmente no tengamos argumentos de defensa, y eso es lo que el TAS tiene que dirimir y decir quién tiene la razón.

La demanda que presentó la Fina ante el TAS pretende que el tribunal deportivo condene a las autoridades federales a pagar la multa de 5 millones de dólares.

La Conade y la FMN reclaman al organismo responsable de la natación mundial que devuelva 7.5 millones de dólares correspondientes al pago de derechos, en virtud de que Hungría, el país que será sede de la justa en 2017, tuvo que hacer un depósito idéntico.

Todorov señaló que no es coherente que la Fina pretenda quedarse con tanto dinero y acusó que detrás de la exigencia del pago de la multa “hay tintes políticos”, porque cuando Mena anunció la cancelación por razones económicas, Julio Maglione indicó que comprendía la situación financiera del país.

“Lo que pasa es que la posición de Maglione y la postura de la Fina cambiaron. Maglione le dijo a Mena que entendía la situación económica del país, que no pasaba nada, que seguíamos siendo amigos y que las actividades acuáticas mexicanas seguirían contando con el respaldo de la Fina porque la cancelación se debía a una situación de fuerza mayor. Eso fue hace un año. Y hoy nos sancionan.

“Apelamos un poco al buen juicio de la Fina y a todo el apoyo que la FMN le ha dado, que ha sido monumental. Durante 14 años, en México se han realizado más de 50 actividades y actos de la Fina. Hemos sido uno de los socios más importantes a escala mundial y ahora quieren quedarse con todo ese dinero a cambio de nada, a cambio de una cancelación.”

Durante cinco años la FMN ha pagado a la Fina más de 250 millones de pesos con recursos públicos.

Historia de irregularidades

El romance entre ambos organismos terminó desde la cancelación del Mundial de Natación.

A finales del año pasado, la FMN alteró marcas para inscribir a los nadadores nacionales al Mundial de Kazán 2015, aunque la Fina determinó que no cometió ninguna irregularidad. Este año, México no será sede de la Serie Mundial de Clavados, evento en el que se dan cita los mejores clavadistas del mundo.

Por si fuera poco, el país no tendrá un solo juez mexicano en la disciplina de clavados durante los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Según Kiril Todorov, hay un grupo de personas “echándole leña al fuego” al conflicto con la Fina y que solo busca sus beneficios personales. Dejó en claro que Jesús Mena siempre ha anhelado ser presidente de la FMN.

“Me duele de Mena que habiendo estado en la Fina (como miembro del Consejo Directivo, cargo que se perdió tras cancelar el Mundial) y en la Conade al mismo tiempo hayamos llegado a donde estamos ahora.”

El martes 2 de febrero, Todorov renunció al cargo de vicepresidente del Comité Técnico de Natación de la Fina. Aunque pidió a Fernando Platas que también se retire de su cargo en el Comité de Clavados y a Laura Sánchez del Comité de Atletas, ninguno lo hizo.

Con información de Proceso

banner fundacion