La violencia electoral

, Nota Roja

Carlos Gómez / @gomezcarlos79

El hecho sangriento ocurrido la tarde del sábado en Agua Santa, en donde un comando ejecutó a dos hombres y dejó a otros dos heridos en plena vía pública y, sobre todo, frente a una caseta de la Policía Municipal deben encender otra vez los focos rojos en Puebla.

A lo anterior se debe sumar el episodio violento ocurrido el mes pasado en Cuautlancingo cuando fueron levantadas doce personas en un palenque y sus cuerpos fueron hallados dentro de tambos con ácido en Calpan.
En el colectivo social existe la percepción de que el problema de la inseguridad ya se salió de las manos de las autoridades municipales y estatales.
A lo anterior se debe agregar que después de la balacera ocurrida en Agua Santa circulaba por la zona  la candidata del PRD a la gubernatura, Roxana Luna, y fue prácticamente encañonada e intimidada por agentes ministeriales en el operativo implementado por las autoridades para restablecer la seguridad en esa zona del Sur de la ciudad.
Los videos demuestran que los policías sí intimidaron a la candidata con sus armas.
Aunque también se debe poner sobre la mesa la situación crítica que en esos momentos se vivía en la 11 Sur.
El operativo en la zona fue inmediato y por ese lugar pasaba la candidata del PRD.
Según Roxana Luna fue un acto premeditado para intimidarla.
Ya hace algunas semanas la candidata había denunciado el robo en la casa de su hermana y que los “ladrones” dejaron cuchillos en la recamara de su familiar en un claro gesto de intimidación
¿Coincidencia?
¿Otro acto intimidatorio?
Eso ha generado un intenso debate en redes sociales.
Los detractores de Rafael Moreno Valle –entre ellos la propia Roxana Luna- juran que fue un acto más de intimidación.
La Fiscalía General explicó que se trató de un hecho dentro del propio operativo desplegado en la zona después de la doble ejecución de supuestos delincuentes provenientes del estado de Tlaxcala.
Ambas versiones tienen cierta credibilidad.
Se debe respaldar la denuncia de la candidata del PRD porque no es la primera vez que tratan de intimidarla.
Pero también se debe ubicar el operativo dentro de un hecho sangriento y que la candidata circulaba por la zona.
Que cada quien saque sus propias conclusiones.
Lo cierto es que la inseguridad va en aumento en el estado de Puebla.
De ninguna manera se debe permitir que esa inseguridad llegue al terreno electoral porque generará un miedo innecesario entre los poblanos en plena campaña electoral.
Es una mezcla peligrosa.
Violencia y campañas electorales.
Urgen respuestas claras y contundentes.
Todo debe quedar aclarado.
La doble ejecución y el acto intimidatorio contra la candidata.
banner fundacion