Morenovallistas usan a la Fiscalía para vengarse de perredistas críticos

Un grupo de morenovallistas, que milita en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) interpuso una denuncia ante la Fiscalía General del Estado para dirimir diferencias con perredistas críticos.

La corriente Nueva Izquierda, que cuenta con el respaldo del Poder Ejecutivo, presentó este lunes una denuncia en contra de quien o quienes pretendan difamar la imagen del partido del sol, pero también por la falsificación de firmas para dar de baja a consejeros estatales, según dio a conocer en rueda de prensa el diputado local y secretario general del PRD en el estado, Carlos Martínez Amador, en compañía de la dirigente municipal de Izúcar de Matamoros, Dula Edith Larios Maldonado. Ambos políticos ligados al gobierno estatal e impulsores de la alianza entre el PRD y Acción Nacional (PAN) en Puebla.

Dula Edith Larios Maldonado presentó una copia de la averiguación previa AP/60/2016/AMPO4, radicada en las oficinas centrales de la Fiscalía General del Estado.

La declarante informó que la denuncia es porque falsificaron su firma para ceder su lugar como consejera, previo al Consejo Estatal donde se rechazó de manera reñida la alianza entre el PRD y el PAN.

Señaló al presidente de la mesa directiva del Consejo Estatal, Erick Cotoñeto, como responsable de otorgar su lugar a Laura Pamela Flores Quezada, sobrina de la dirigente estatal Socorro Quezada.

Por su parte, Carlos Martínez Amador dijo que existen más casos sobre la baja de consejeros estatales dentro del partido del sol azteca, a favor de corrientes opositoras a Nueva Izquierda.

A su juicio, comentó que “el tema es que dieron de alta a consejeros a modo; no queremos más estas prácticas en el PRD”.

Martínez Amador comentó que “es claro que el CEN del PRD tiene un punto de vista encontrado al que tenemos en Puebla”, en alusión a la fallida alianza en la entidad.

Por esta razón, consideró complicado el panorama para el partido del sol azteca, si no se da la coalición con Acción Nacional.

Admitió que ante el intento de un albazo por parte de Nueva Izquierda, el Comité Ejecutivo Nacional atrajo el caso de la definición de la alianza electoral en el estado; sin embargo, advirtió que van a defender sus derechos, pues aseveró que hubo diversas firmas de perredistas que no estuvieron presentes en la sesión del Consejo Estatal efectuado en la ex Hacienda de Chiautla, y que fueron incluidos de manera irregular por integrantes de las corrientes del Frente de Izquierda Progresista (FIP) y Alternativa Democrática Nacional (ADN).

“El FIP y ADN saben que tenemos una mayoría aplastante en el consejo. Lo que es claro es que en Puebla los perredistas sí quieren una alianza pero intereses nacionales la está obstaculizando”, refirió el legislador.

Esto tras insistir en que el único resolutivo válido y que reconoce el Comité Ejecutivo Nacional del PRD es el que presentó Nueva Izquierda.

Martínez Amador negó la falsificación de firmas en un documento promovido por su corriente y a cargo del secretario técnico del CEN, Jonathan Jardines, para informar a los órganos electorales del sí a una alianza PAN–PRD.

Lo anterior, luego de que este fin de semana informó la presidente del PRD en el estado, Socorro Quezada, por lo que Carlos Martínez pidió que se presenten las denuncias correspondientes.

El secretario estatal aseveró que sigue vigente la posibilidad de una alianza con el PAN a pesar de la negativa de algunos grupos por coaligarse con esta fuerza política.

Al último, justificó que son varios los perredistas en el estado que avalan repetir un proyecto en común con los albiazules, como ocurrió en 2010, que llevó a Rafael Moreno Valle a la gubernatura de Puebla.

Con Información de La Jornada de Oriente

banner fundacion