NarcoTRIzante pase logra México al Hexagonal

, Deportes

Ya ondea invicta y virginal la bandera de México en el Hexagonal Final de la Concacaf. Dos estocadas a Canadá. Y una dosis de soporíferos a la afición mexicana.

2-0 el veredicto de una exhibición deslucida. México hizo cinco cambios y el ensayo ocasionó la más deslucida actuación del ‘Tri’ en la era de Juan Carlos Osorio, pese incluso a la aún más lamentable y reumática actuación de Canadá.

Ante una muy buena entrada, en un Estadio Azteca en remodelación, México firma el marcador con un penalti cobrado por Andrés Guardado, y una joya de ‘Tecatito’ Corona, pisando, raspando y girando con el balón ante la atónita y paquidérmica defensa rival.

¿Los cinco elegidos? Con dudas, porque Canadá fue cómplice en la siesta. Por ejemplo, Corona y Araujo, poco exigidos; Marco Fabián, con libertades, no se atrevió; Molina cumplió y Jiménez se ahogó en su desesperación.

NARCOLÉPTICOS…

Sin riesgos. Ni México ni Canadá. Mesura extrema. Sin audacias, sin vértigo, sin voracidad. Sin prisas. Somníferos, anestésicos ambos seleccionados.

El control de México, más que dominio, genera servicio de Guardado a Marco Fabián. Apapacho, arrullo y falta de Henry: penalti. El cobro de Andrés Guardado es rabioso. Fuerte y colocado para superar a la derecha de Milan Borjan. 1-0, minuto 17.

El marcador despierta, pero no el trámite. La afición se desespera. Silba, abuchea, se incomoda. Los de la cancha eligen a vituperios necios, oídos sordos. Y la tribuna entre el bostezo y los celulares, mejor se reconforta y se resigna en la tibieza del Cielito Lindo.

El 1-0 incluso narcotiza el desarrollo. México amparaba con esa mínima ventaja su pase al Hexagonal Final y arriesga menos y expone poco. Canadá se recluye aún más, no quiere goleada, y sólo espera una sorpresa en contragolpe.

En ese desencanto en la cancha, le pone folklor un disparo de Marco Fabián que lesiona la mano izquierda del arquero, y Milan deja a un desenfadado Stamatopoulos el reto.

Por el ‘Tri’, los jugadores se inquietan. Aguilar pregunta por Lozano, y Fabián se encoge de hombros. Guardado se aleja de Layún, y Corona no encuentra diálogo ni con Jiménez ni Fabián, mientras Herrera revisa su itinerario hacia Portugal. El ‘Tri’, un caos.

Y a los 48, cuando la modorra ya se iba de siesta al medio tiempo, apareció ‘Tecatito’ Corona para inventarse la jugada que ya valía el reembolso del boleto.

Corona controla un rebote, girando sobre su eje, esconde la pelota y le revienta el espinazo a James, quien termina descompuesto como demonio de El Exorcista. Acto seguido, ‘Tecatito’ apunta y define de forma impecable e implacable. 2-0. El Hexagonal ya ondea la bandera de México.

Medio tiempo. 2-0. Y el ‘Tri’se va al descanso con un lamentable contraste de lo mostrado en Vancouver.

LETARGO…

Canadá reaccionaba por ansiedad más que por convicción, pero México con poco esfuerzo controlaba, aplicaba y respondía, aunque con poca devoción y riesgos.

Flotaba más el riesgo del 3-0 que de una pincelada canadiense.

La entrada de Pizarro por Herrera pretende despertar al ‘Tri’, pero la que sale del sopor es la tribuna cuando a los 65 ingresa ‘Chicharito’ por Jiménez, quien desperdició a pura desesperación dos oportunidades claras.

El marcador en absoluta narcolepsia, quietecito, contempló una de las más laxas y laxativas actuaciones de México en este nuevo proceso.

Ahora, el ‘Tri’ esperará los juegos del 28 de mayo ante Paraguay, en Atlanta, y contra Chile, en San Diego, el primero de junio, antes de sumergirse en la Copa América Centenario.

Con de ESPN

banner fundacion