Tony Gali debe proponer en el mando único

Contrastes

Por: Carlos Gómez / @gomezcarlos79


La crisis en materia de seguridad vuelve a poner sobre la mesa la necesidad de tener un mando único policiaco en Puebla ante la vulnerabilidad de las policías municipales ante las bandas de delincuencia organizada que operan en la entidad.
Acatzingo es apenas un botón de muestra de la incapacidad de los cuerpos policíacos municipales en la guerra de las bandas que pelean el control del robo de hidrocarburos en esa parte de Puebla.
El poder de organización, de armamento y de vehículos supera ampliamente la capacidad que tienen las policías municipales de la inmensa mayoría de los Ayuntamientos de Puebla.
Por eso resulta trascendental que el mando policial de todos los municipios se concentre en una sola persona y ésta pueda organizar de mejor forma a todos los elementos de la policía.
Ya no se trata de un asunto de partidos políticos, ni de autoridades municipales, es un tema de garantizar a todos los ciudadanos su seguridad.
Las bandas de delincuentes ya operan con total libertad e impunidad en el estado de Puebla y se nota con mayor preocupación su presencia en el corredor que usan para el robo de los hidrocarburos.
Aunque es un delito federal, la realidad ha dejado al descubierto que no existe el interés de las autoridades del Gobierno de la República por enfrentar a las bandas organizadas que operan en Puebla.
Ante este panorama el gobernador electo de Puebla, Tony Gali, debe plantear seriamente a todos los presidentes municipales en funciones, el Congreso del Estado de Puebla y el Poder Judicial la viabilidad de implementar el mando único en la entidad.
El gobernador electo ya expresó públicamente que una de sus tareas primordiales será garantizar la seguridad de todos los poblanos y de eso nadie tiene dudas.
Tampoco está en duda la capacidad de Tony Gali para asumir ese reto tan importante debido a que en la capital pudo establecer una adecuada estrategia junto con el actual secretario de Seguridad Pública Municipal, Alejandro Santizo.
Ese esquema que dejó buenos resultados en el periodo de gobierno de Tony Gali puede replicarse en todos los municipios de la entidad con un mando único que permita tener una mejor estrategia coordinada para atacar de lleno a la delincuencia organizada.
Es momento de que Rafael Moreno Valle siente las bases para llegar a un acuerdo de esa naturaleza.
La gente no confía ya en sus policías municipales y éstos saben que  están en franca desventaja ante la delincuencia.
Estos elementos no pueden pasar desapercibidos para el gobernador electo y desde ahora ya se debe diseñar la estrategia de tener ese mando único que permita a Tony Gali iniciar con el pie derecho y con medidas de fondo en el ataque a la delincuencia.
Los poblanos aprobarán esa medida porque lo que quieren es una policía mejor organizada, preparada y coordinada.
Es un tema prioritario para los ciudadanos y las autoridades.
banner fundacion