¿Y para cuándo la renuncia en Puebla?

Contrastes

Carlos Gómez / @gomezcarlos79

La renuncia de Manlio Fabio Beltrones a la Presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI y de sus aspiraciones a la candidatura a la Presidencia de México en el 2018, debe servir de ejemplo para que Jorge Estefan Chidiac deje el cargo si es que aún tiene un poco de dignidad.
Manlio Fabio Beltrones dio un ejemplo de congruencia, de altura política, de madurez al asumir como suya la estrepitosa derrota del PRI en siete estados el pasado 5 de junio.
Eso es lo que le falta a los priistas poblanos: congruencia y dignidad.
La derrota de Blanca Alcalá fue producto de una desastrosa campaña, de falta de capacidad de la dirigencia estatal por coordinar los esfuerzos de la estructura, de la carencia de una estrategia bien diseñada, del nulo apoyo que tuvo la candidata en materia de comunicación, entre otros factores.
Por eso se espera una actitud de madurez por parte de Jorge Estefan Chidiac y presente su renuncia de manera inmediata a la dirigencia estatal del PRI.
Al presentar su renuncia Manlio Fabio Beltrones expresó lo siguiente: “El PRI debe salir de este proceso electoral con la claridad de que lo importante es defender un proyecto de modernización y de futuro… que una nueva dirección encabece las transformaciones que nuestro partido requiere y le urge”.
Manlio Fabio Beltrones estuvo menos de un año al frente de la dirigencia nacional del PRI y asumió la responsabilidad de la derrota.
El tema de la renuncia de Manlio Fabio Beltrones es un síntoma más de que el PRI está más débil que nunca en el país y poco a poco pierde poder y fuerza para retener la Presidencia de México en el 2018.
Los factores nacionales deben tomarse en serio y muy en cuenta en Puebla en donde han perdido dos elecciones a la gubernatura y se perfilan con clara desventaja hacia el próximo proceso electoral.
Si Manlio Fabio Beltrones tuvo la inteligencia y la humildad para aceptar la derrota y decidió hacerse a un lado para que otros tomen las nuevas responsabilidades, en el PRI poblanos nadie ha tenido esa actitud desde el 2010.
Por el contrario, ahora Jorge Estefan Chidiac está más aferrado que nunca a la dirigencia estatal del PRI porque quiere revivir las aspiraciones de Blanca Alcalá en una nueva aventura electoral para el 2018.
Además de colocar a sus cuadros en las principales candidaturas a presidentes municipales, diputados locales, diputados federales, senadores y gobernador.
Por lo pronto ya Manlio Fabio Beltrones puso el ejemplo y habrá que esperar qué hacen personajes como Blanca Alcalá y Jorge Estefan Chidiac.
¿También se harán a un lado?
¿Se aferrarán a la dirigencia estatal del PRI?
Pronto sabremos qué decidió Jorge Estefan Chidiac.
Y conoceremos si está a la altura de Manlio Fabio Beltrones.
O podrá más su ambición política personal.

banner fundacion