Demandarían compradores de Torres Cima a Pacheco Pensado y Echeguren

El sismo del pasado 19 de septiembre no solo dañó patrimonio histórico o casas humildes en la Sierra Mixteca y en el valle de Atlixco, sino también edificios catalogados como “vivienda residencial plus”, como la Torre Cima, de 22 pisos, cuyo diseño estructural fue realizado por PISA y comercializada por Javier Pacheco Pensado y Salvador Echeguren, quienes podrían ser sujetos a una demanda por parte de los compradores.

El inmueble presenta daños estructurales evidentes y fue abandonado por sus inquilinos, pues los peritajes realizados han demostrado que 90 por ciento de la construcción ha quedado en calidad de inservible.

Los habitantes abandonaron los departamentos de lujo inmediatamente después del temblor y rescindieron los contratos con los propietarios que les rentaban esos espacios, por lo que éstos analizan seriamente tramitar una demanda en contra de Javier Pacheco Pensado y Salvador Echeguren, quienes les vendieron los pisos y aparentemente no quieren asumir su responsabilidad en los desperfectos causados por una deficiente edificación.

Los condóminos dijeron a esta casa editorial que Echeguren y Pacheco Pensado llegaron al grado de llevar ellos a sus propios peritos para tratar de avalar la seguridad de un edificio que es a todas luces riesgoso.

“Torre Cima es la más afectada; se determinó que estaba colapsada en cuanto a sus estructuras (…)”, advirtió César Bonilla Yunes, vicepresidente del Consejo Nacional de Organismos Empresariales (COE).

“La zona metropolitana a la capital poblana, donde se encuentra la Puebla moderna, los edificios que debieran contar con alta tecnología en sus procesos de construcción reportan daños importantes, sobre todo en dos de los edificios con una mayor altura. Esto impacta de manera considerable en el mercado inmobiliario. Este es el caso de la Torre Cima, ubicada en bulevar Municipio Libre 1989, colonia Ex hacienda Mayorazgo, cuenta con 22 pisos, una altura de 79 metrose inició su proceso de construcción en 2010. Ahora, siete años después los habitantes ya fueron desalojados por los daños que presentó tras el sismo de 7.1 grados en la escala de Richter del pasado 19 de septiembre”, agregó.

Indicó que en la Torre Cima, la renta va de los 17 mil pesos en adelante, mientras que el costo de cada departamento es de al menos 3 millones 750 mil pesos.

“Hay que pedirle a las autoridades que si hay una torre como La Cima que se va a declarar colapsada e inhabilitada, que se llegue a a fondo por parte de las autoridades por haber otorgado a la mejor un mal permiso o haber omitido un estudio, como es mecanica de suelos o sí hay alguna negligencia por parte de los desarrolladores, ¿por qué?, porque habiendo muchos edificios que se han construido en la última década de grandes alturas solamente sea uno el que tenga daños estructurales, es la misma zona, son los mismos sistemas constructivos y es la misma reglamentación que se pide para edificar. Sí me parece que es un caso asilado y que se debería investigar haciendo peritajes correctos, cuál fue la causa de que se haya colapsado este edificio y esperemos que no sea negligencia de los desarrolladores y si no que respondan precisamente a esa negligencia y también que se haya verificado que deben cumplir de acuerdo con la normalidad estas nuevas construcciones, dado que vivimos en una zona sísmica”, indicó.

César Bonilla Yunes añadió: “La normatividad está bien y tiene que haber un director responsable de obra (DRO), pero hemos visto en la práctica que muchas veces el desarrollador contrata a sus peritos, a sus ingenieros y nada más le compra la firma a un DRO que está registrado en el municipio donde van a construir, podría ser que el DRO revise o no revise si el trabajo está bien hecho, a veces nada más firman los planos y firman las responsivas en proyectos que a veces ni conocen ni se han involucrado”.

Finalizó diciendo que el COE dará seguimiento a los peritajes que se realicen sobre la Torre Cima.

banner fundacion