Padre de Atzala retuvo a los pobladores dentro de la iglesia en el sismo para que “rezaran por sus pecados”

“El padre nos dijo ¿a dónde van? hínquense y pidan perdón de sus pecados, y luego el templo se cayó sobre los que murieron”, narra un testigo que alcanzó a salir de la iglesia de Santiago Apóstol en Atzala esa tarde de 19 de septiembre cuando un sismo de 7.1 grados azotó Puebla, causando la muerte de 12 personas en este lugar.
A una semana del infierno que se vivió, el sacerdote que oficiaba la misa bautismal de la niña Edileth, Néstor Cuautle, sigue sin reaparecer, y la versión dice que no sólo abandonó a sus feligreses al momento de que el techo de la parroquia se colapsó, sino les impidió salvarse.
Según uno de los lugareños de este municipio quien pidió no ser identificado, cuando el movimiento telúrico se sintió, el sacerdote pidió que todos rezaran pues aunque los asistentes intentaron desalojar el lugar, les ordenó mejor hincarse para pedir perdón a Dios.
Sin embargo, cuando el cura vio que los trozos de cemento comenzaron a caer sobre los feligreses, junto con su sacristán Lorenzo, se replegó en el altar. Después –según las narraciones– se salió por la puerta de la sacristía para abordar su unidad y huir del municipio. Desde entonces, nadie lo ha vuelto a ver.
El área de Comunicación Social se limitó en indicar que el padre Néstor no dará entrevistas, sin negar las versiones que lo responsabilizan de la muerte de las 12 personas de las familias Villanueva y Torres.
Incluso un niño que se encontraba en el momento del sismo en el patio de la iglesia, contó a un medio nacional que el padre Néstor salió corriendo cuando la cúpula se había colapsado y sólo el sacristán se quedó a ayudar en el rescate.

Obispo de Cuernavaca sale en defensa del padre Néstor

Ramón Castro Castro, obispo de la Diócesis de Cuernavaca, salió en defensa de Néstor Cuautle al asegurar que el religioso sí pidió a los asistentes del bautizo de Edileth que abandonaran el templo “y fue una persona ajena quien gritó a la gente que no saliera del edificio religioso”.
“Néstor ayudó al padre de la niña (Edileth) que iba a ser bautizada que estaba herido. Como puede saca los cuerpos sin vida del lugar, se mancha su ropa con la sangre de los fallecidos, pero la versión que circuló que subió a su auto para huir, es falsa”, dijo en entrevista tras una misa que ofició en Izúcar de Matamoros.
Confirmó que Cuautle Xicale ya no es el encargado del templo de Atzala y comentó que Pedro Tapia se hace cargo de la parroquia desde hace una semana.

banner fundacion