Según cifras de la Fiscalía, con Mara se igualan los feminicidios del 2016

El endurecimiento de las penas como medida para frenar la violencia de género y todas las acciones que ha emprendido el gobierno de Puebla para prevenir, han fracasado, puesto que los 58 casos de feminicidios que reconoce la Fiscalía General del Estado (FGE) que han ocurrido en los primeros nueve meses de este año, ya igualaron el número de casos cometidos en todo el 2016.

 

Aunque en un conteo muestra que con el asesinato de Mara Fernanda Castilla suman al menos 71 las mujeres que han sido ultimadas por razón de género, la fiscalía asegura que son sólo 58, de los cuales, en 40 de ellos, ya se cuenta con información de los responsables. Aunque no se reveló cuántos han sido detenidos.

 

En total, desde 2013 que se tipificó el delito del feminicidio en la entidad al corte del 15 de septiembre, las autoridades admiten que han ocurrido 173 asesinatos dolosos contra féminas, siendo el último caso que ha llamado atención internacional, la de Mara, quien en un viaje rumbo su casa a bordo de un Cabify tras salir de un antro con sus amigos, fue llevada a un motel en el sur de la ciudad en donde fue violada y estrangulada, para después ser abandonada en un paraje en Santa María Xonacatepec.

 

Los feminicidios (oficiales) han aumentado 383.3%

 

Apenas el pasado dos de junio, el gobernador Antonio Gali Fayad solicitó al Congreso local modificar el Código Civil para tramitar la disolución de un matrimonio sin la restricción de esperar un año, además de promover un lenguaje incluyente y eliminar roles y estereotipos, así como incluir la perspectiva de género para promover y lograr un desarrollo económico, social, político y cultural en beneficio de las mujeres.

 

Sin embargo, antes de esta petición, se han dado una docena de reformas al Código Civil y Penal como aumentar las penas hasta 60 años de prisión contra quien cometa un feminicidio, 70 contra quien mate a una mujer embarazada y hasta 40 para aquel que intente matarla.

 

No obstante, los homicidios de mujeres han aumentado hasta en un 383.3 por ciento de 2013 cuando se reconoció en las leyes este delito a septiembre de este 2017 al pasar de 12 casos a 58, reconocidos por la FGE.

 

Si se toman en cuenta los números de las organizaciones no gubernamentales o los conteos hemerográficos que realizan los medios de comunicación, los números se duplican y triplican.

 

Desde noviembre del año pasado cuando la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) emitió 11 recomendaciones al gobierno de Puebla ante la ‘ola’ de feminicidios, se intensificaron acciones que también incluyeron programas anti machistas.

 

Pero los números exhiben que no han servido, ya que mientras en 2013 fueron 13 casos, en 2014 se reportaron ocho, pero para el 2015 se disparó a 37. Para el 2016, el gobierno reconoció 59 hechos y para los primeros nueve meses de este año, van 58. En total, 173 los feminicidios oficiales.

 

Alerta de género, el grito que nadie ha escuchado

 

Con el asesinato de Mara Castilla, volvieron las exigencias de la emisión de una alerta de género en Puebla que permita establecer mecanismos de protección y atención a las víctimas, además de prevención.

 

En julio pasado, la Secretaría de Gobernación (Segob) negó la emisión de una alerta de género en Puebla tras resolver que el gobierno estatal ha emprendido acciones relevantes para la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres en la entidad, eso, pese a que los casos han aumentado.

 

banner fundacion